SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA (Gran Sala) de 21 de diciembre de 2016

Fecha de Resolución:21 de Diciembre de 2016
Número de Resolución:C 154/15, C 307/15 y C 308/15

En la sentencia del 21 de diciembre de 2016, el Tribunal Europeo considera que el Derecho de la Unión se opone a la jurisprudencia nacional que vincula la nulidad de una cláusula abusiva a la devolución de las cantidades indebidamente pagadas con posterioridad al pronunciamiento judicial, tal y como establece la sentencia del Supremo de 2013.
Restablecimiento de la situación del consumidor según el TJUE será el juez nacional el que deberá dejar sin aplicación la cláusula abusiva considerándola como no puesta, como si nunca hubiese existido. De esta consideración, por parte del tribunal, resultaría la no producción de efectos vinculantes para el consumidor.

En concreto, la declaración judicial del carácter abusivo de la cláusula debe conllevar:
• El restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula.
• Y la declaración del carácter abusivo de las cláusulas suelo debe permitir la restitución de las ventajas obtenidas indebidamente por el profesional en detrimento del consumidor.

Las condiciones estipuladas por los Derechos nacionales no podrán afectar a la protección de los consumidores garantizada por la Directiva
El Derecho de la Unión no puede obligar a un tribunal nacional a dejar de aplicar las normas procesales internas, pero teniendo en cuenta la previsión de aplicar de forma uniforme uniforme y general del Derecho de la Unión, el Tribunal de Justicia es el único que puede decidir acerca de las limitaciones en el tiempo que hayan de aplicarse a la interpretación que él mismo haya hecho de una norma del Derecho de la Unión.

En esta sentencia, el Tribunal de Justicia señala que:
“Las condiciones estipuladas por los Derechos nacionales no podrán afectar a la protección de los consumidores garantizada por la Directiva. Pues bien, la limitación en el tiempo de los efectos derivados de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo priva a los consumidores españoles que celebraron un contrato de préstamo hipotecario antes de la fecha del pronunciamiento de la sentencia del Tribunal Supremo del derecho a obtener la restitución de las cantidades que pagaron indebidamente a las entidades bancarias. Por consiguiente, de tal limitación en el tiempo resulta una protección de los consumidores incompleta e insuficiente que no constituye un medio adecuado y eficaz para que cese el uso de las cláusulas abusivas, en contra de lo que exige la Directiva.”

Volver a Servicios